Para disfrutar de tu bicicleta, de la naturaleza y del entorno, a parte de necesitar una bicicleta, y en eso os podemos ayudar en Buhobike gustosamente, es muy necesario ir cómodo sobre ella.

Al final hay una interacción entre la bicicleta y ser humano, y en eso no hay dos que seamos iguales. Algunas personas tienen mayor flexibilidad, segmentos de unas longitudes diferentes, nivel de fuerza diferente en función de los grupos y cadenas musculares, diferente tolerancia al dolor… Un sinfín de particularidades que hace necesario individualizar la posición al máximo.

Índice de contenidos

¿Por qué existen tantas tallas diferentes de cuadros de bicicleta?

Debido a las exigencias que cada persona necesita, se crean diferentes tallas en las bicicletas en función del modelo y también la modalidad. En carretera se suele utilizar un tallaje aún más pormenorizado debido al requerimiento de esta disciplina. Pueden utilizarse desde 4 tallas hasta más de 9 en algunos modelos.

Y por si fuera poco, se ha de ajustar aún más las medidas de cada uno dentro de cada talla para que el ajuste entre máquina y ser humano sea idónea. Por esto existen las tijas de sillín regulables, potencias de diferentes longitudes y angulaciones, manillares de doble altura, tijas con retroceso y por supuesto una infinidad de sillines y combinaciones de todas ellas que hace que no haya dos bicicletas idénticas.

En esta entrada de blog no pretendemos hilar al milímetro la posición que debemos llevar en cada caso, pues para esto existen los estudios biomecánicos, sino dar unas pautas saludables a la hora de montar en tu bicicleta. Por eso hemos resumido en 3 medidas básicas para mejorar el confort y rendimiento:

¿Cómo regular la altura del sillín?

Es una de las medidas más básicas que debemos tener en cuenta para cuidar nuestras articulaciones.

En muchas ocasiones se mide esta distancia partiendo de la posición sentado en el sillín y con las puntillas en suelo. Esta medida como os podéis imaginar es del todo incorrecta.

Una buena referencia sería, subidos encima del sillín, con la biela en el punto más bajo, poner el talón sobre el pedal.
En esta posición, deberíamos tener la pierna estirada del todo para, cuando nos dispongamos a pedalear con la zona más anterior del pie, tener la pierna semiflexionada. Se recomienda una angulación entre 145º y 150º. (Angulación comprendida entre el fémur y tibia/peroné)


Otra manera calcular la medida del sillín -ya usando un metro- sería averiguando previamente cuál es la medida de la entrepierna.

Para medir la longitud de la entrepierna, debes descalzarte, y con los pies ligeramente separados, colocar un libro en la zona perineal. Ahora debes medir la distancia que hay desde el suelo hasta la parte más alta del libro. La medida conseguida, debes multiplicarla por 0´885. El resultado obtenido son los cms. que debes trasladar ahora a tu bicicleta y va desde entre el centro del eje de pedalier hasta la parte más alta del sillín.

 

 

¿A qué distancia coloco el manillar?

Esta medida se toma desde el sillín hasta el centro del manillar. Según diferentes publicaciones toman referencias diferentes, pero al final lo que trata de reflejar esta distancia es que si vamos demasiado largos, sufriremos algunas molestias en la espalda además de que podemos notar la bicicleta o demasiado nerviosa o demasiado estable. Misma situación se puede dar si vamos excesivamente cortos sobre nuestra montura, los problemas pueden ser muy parecidos.

Para modificar esta posición, se hace con las diferentes longitudes de potencia. Mucha gente utiliza el sillín para acercarse o alejarse del manillar, pero esta solución es errónea, pues el ajuste del sillín sirve para situarse sobre los pedales, más o menos adelantado, para conseguir una buena eficiencia en el pedaleo. Pero esto ya lo trataremos en algún capitulo más adelante.

¿Qué diferencia de altura debe de haber entre el sillín y el manillar?

Esto es la altura comprendida entre el borde superior del sillín y el borde superior del manillar.
No hay una medida exacta a la que se deba colocar, pues todo va a depender en gran medida de la flexibilidad de cada uno y de la longitud de sus brazos.

En el caso de las bicicletas de carretera, lo normal es que el manillar vaya siempre por debajo de la altura de sillín. En muchos casos acertará y en otros necesitaremos subir aún más el manillar para lograr una posición confortable.

Para las bicis de montaña, suele quedar más o menos a la misma altura el sillín que el manillar. Sobre todo en las bicicletas de iniciación.

La razón es porque no se presupone unas muy buenas condiciones a aquellas personas que se vayan a iniciar. A parte de tener molestias en el cuello, la conducción con el manillar bajo es más comprometida y es necesario una mayor práctica sobre la bicicleta.

¿Y qué es lo que delimita si puedo ir más alto o más bajo? En este caso es una medida muy individualizada, hay gente que tiene mejores condiciones y puede ir con el manillar más bajo sin causar molestia alguna y le sumamos a que su manejo de la bicicleta es elevado.

La recomendación de Buhobike

No queremos extendernos demasiado pues todas estas medidas comprenden mil y una connotaciones. Probablemente tantas como individuos hay en el mundo, pero para iniciarte, saber cuales son las medidas de referencia y poder buscar el origen de tus dolencias es muy válido.

Si no quieres devanarte los sesos y el bolsillo buscando potencias, manillares y tijas diferentes para intentar solucionar tus problemas sobre la bicicleta, te recomendamos un estudio biomecánico. Te ajustarán estas y muchas otras medidas para conseguir que la integración entre ciclista y bicicleta sean perfectas.

Debes tener en cuenta que, aunque partamos de una geometría concreta que es la del cuadro de tu bicicleta, estas modificaciones pueden afectar ligeramente la cinemática de la bicicleta.