No se puede decir que lo más importante de una bici sea esto o lo otro, lo verdaderamente importante es el conjunto, pero hay que reconocer que, el cuadro, amén de ser la parte de la bicicleta que es exclusiva de cada fabricante, tiene la particularidad de otorgar al conjunto una determinada personalidad.

Índice de contenidos:

Las tendencias sobre qué aspectos de las bicis deben ser mejorados han pasado por diferentes ámbitos. Hace años se hizo especial hincapié sobre los materiales de construcción de los cuadros, y luego se hizo énfasis en la rigidez y absorción. Ahora llega una tercera evolución que tiene que ver con la geometría.

Además, conocer bien la geometría de una bici antes de comprarla te ayudará a saber si es realmente lo que necesitas.

La geometría define el carácter de la bicicleta.

Sé que suena un poco categórico, pero así es: la geometría define el carácter de la bicicleta. Y es que determina tanto la posición que llevaremos al pedalear su comportamiento. De ahí su importancia. Y, por si fuera poco, es la responsable de que al pedalear nos sentamos a gusto o incómodos, y que la bicicleta sea más o menos ágil y rápida en subidas, bajadas o llanos.

Para demostrar todas estas afirmaciones necesitamos primero desgranar las características y los valores que determinan dicha geometría.

Hay dos ángulos determinantes, el del tubo del sillín, y el del tubo de la dirección:

    • El ángulo del tubo del sillín es el ángulo que forma la tija con el suelo.
    • El ángulo del tubo de la dirección determina lo escaladora que es una bici.

 

Ángulo del tubo del sillín  

Si el ángulo es muy vertical pedalearemos casi encima del eje de pedalier y subirá mejor. Y cuando pedaleemos más retrasados la bici será más manejable, será mejor, por ejemplo, para saltar o hacer caballitos.

Hay que tener en cuenta que en la mayoría de las bicis de montaña este tubo no es recto. Por eso es interesante introducir otro concepto que es el de ángulo efectivo del tubo del sillín. Este es el ángulo «real» que nos interesa conocer para saber con exactitud la respuesta de la bici. Este es el ángulo que va desde el suelo hasta la línea que forman la base del sillín, pasando por el centro del pedalier y llegando hasta el suelo.

Valores normales para una de carretera tipo Orbea Orca, son ángulos de sillín que oscilan entre los 73 y los 74º.


Ángulo del tubo de la dirección.

El ángulo del tubo de la dirección es el ángulo que forma el suelo con el tubo de la dirección.

El ángulo del tubo de la dirección indica la facilidad para bajar que tiene la bici.

Cuanto menor es el ángulo mejor baja la bici. Lo malo es que es más torpe en terrenos revirados y subidas muy técnicas.

Cuanto mayor es el ángulo más cerrada es la dirección y baja peor, aunque la bici es más reactiva y en cambios de ritmo reacciona mejor. Y esta mejor maniobrabilidad hace que en pendientes considerables suba mejor. Está claro que no se puede tener todo.

Tantolos valores de las bicis de carretera como las de montaña tienen valores muy diferentes entre sí. Esto es así por las diferentes exigencias del terreno y por el uso al que vayan destinadas. En el caso de las MTB hay mucha diferencia entre una bici de XC y una de descenso.

Valores normales para una XC son ángulos de dirección en torno a 68-69º.

Hay bicicletas de montaña en las que se puede cambiar el ángulo del tubo del sillín y el del tubo de la dirección. Hay dos modos, variando la longitud de la horquilla, y mediante el cambio de recorrido de la suspensión trasera.

 

Longitud de vainas y longitud del tubo superior.

Las vainas son los tubos del cuadro que van desde el centro del eje de pedalier hasta el eje de la rueda trasera. Son en gran medida responsables de la rigidez lateral.

Cuanto más cortas sean las vainas mejor subirá la bici.

Las vainas más largas hacen que la bici sea algo más estable a altas velocidades.

La tendencia actual es que las vainas sean lo más cortas posibles, y se juega con otras medidas para aumentar la estabilidad (ángulos, reach, …).

La longitud del tubo superior es la distancia desde el centro de la tija a la parte superior del tubo de la dirección. Dicha distancia ha de medirse paralela al suelo. Esta medida es la responsable de que vayamos más o menos erguidos al montar en bici. Una medida larga nos hará llevar una postura más racing. Hay que tener en cuenta que esta mayor o menor inclinación que llevamos se puede modular con la longitud de la potencia.


Distancia entre ejes.

La distancia entre ejes depende de estos cuatro parámetros: ángulo del tubo de la dirección, ángulo del tubo de sillín, longitud de vainas y longitud del tubo superior.

A mayor distancia entre ejes mayor estabilidad, pero menor maniobrabilidad.

A menor distancia entre ejes menor estabilidad, pero mayor maniobrabilidad.


Altura de la caja de pedalier y del tubo de la dirección.

La altura del pedalier es la distancia que hay desde el centro del pedalier al suelo.

Cuanto menor sea esta distancia más estable es la bici, pero es más fácil que el cuadro y la bielas se golpeen. Si la distancia aumenta se pasan los obstáculos con mayor facilidad, pero la bicicleta se hace más nerviosa e inestable.

La altura del tubo de la dirección indica lo racing que será nuestra posición encima de la bici.

Un tubo de dirección mas alto, hará que tengamos una postura más erguida y cómoda.

Un tubo de dirección más corto,  hará que nuestra posición sea más baja y agresiva. 


¿Qué es el reach?

El reach es la distancia horizontal entre la proyección vertical del centro del eje de pedalier y el centro del tubo de la dirección, medido en su parte superior.

¿Por qué es tan importante el reach y por qué se ha puesto de moda? Quizá porque es un término que aúna varios conceptos, aunque por sí solo no sirve para definir la geometría de una bicicleta.

La tendencia actual en bicis de montaña es diseñar cuadros con reach largo para poder montar potencias cortas, lo que implica mayor agilidad de dirección. Algo que a priori parece lógico, pues busca una postura donde prime el rendimiento y con mayor control sobre el tren delantero.


¿Qué es el stack?

El stack es la distancia vertical entre el centro del eje de pedalier y la línea horizontal que va desde la parte superior del tubo de la dirección.

La sensación de lo larga que sea una bici es muy diferente en dos bicis con el mismo reach pero diferente stack. La de mayor stack parecerá más larga.

Esta distancia es siempre la misma para un cuadro, pero variaremos nuestra posición añadiendo o quitando los espaciadores que se colocan debajo de la potencia.


Influencia de los componentes en la geometría.

Son varios los componentes que influyen en la geometría «real de una bici»

  • Potencias

La potencia es el elemento que más influye. Cuando hablamos de geometría «real» nos referimos a la posición que ocupamos encima de la bici, que depende de la geometría y de los periféricos. Una potencia larga hace que la distancia horizontal aumente, aunque no varíe la longitud del tubo superior. A efectos prácticos esto implica que nuestra postura varíe, modificando también el comportamiento de la bicicleta; se hace más lenta al alejar el punto de giro. Jugando con potencias más cortas o largas adaptaremos la bici a nuestros gustos o necesidades.

Se recomienda variar la potencia de la bici como máximo en 20 mm respecto a la que lleva de serie. Si ponemos una potencia demasiado larga vamos encima de la rueda delantera y la bici es más inestable, y si la potencia es demasiado corta la bici es más nerviosa.

  • Anillos espaciadores

Otro elemento que modifica la postura que llevamos sobre la bicicleta son los anillos espaciadores que se colocan debajo de la potencia. Si colocamos más anillos nuestro cuerpo se erguirá, si quitamos, se tumbará. Este mismo efecto se puede conseguir invirtiendo la potencia. Casi todas las potencias tienen una inclinación en torno a 7º. De poner una potencia con + 7º o con – 7º obtendremos el mismo resultado que con los espaciadores.

  • Tijas

Las tijas también modifican nuestra postura. En las tijas habría que diferenciar entre las tijas sin retroceso y las tijas con retroceso. De serie suelen venir con retroceso, pero cada vez son más populares las que son totalmente rectas. Es cierto que se ha producido un cambio de tendencia en las tijas de las bicis de montaña. En bicis caras se suelen emplear tijas sin retroceso y en las más económicas con retroceso. Sin embargo, en carretera siguen predominando las tijas con retroceso en toda la gama de precios.

También hay que tener en cuenta que si tienes en tu bici una tija con retroceso y montas una tija telescópica tu postura se modificará. ¿Por qué? Porque el 95 % de las tijas telescópicas son sin retroceso. La diferencia entre una y otra es de unos 2 centímetros, una cantidad suficiente para que notemos el cambio.

 

Cómo ha variado la geometría

Tanto la geometría de las bicis de carretera como las de montaña han variado en los últimos años. Debido al cambio del diámetro de rueda, los cambios en las MTB han sido mucho más notorios que en carretera.

Además, hay otros factores que han participado en esta evolución, y el primero viene de las nuevas necesidades de las competiciones. Las MTB han debido adaptarse a los actuales circuitos, cada día más agresivos y espectaculares. La segunda causa, es convertir las bicicletas en monturas más versátiles, pensadas para mayor número de usuarios y para mejorar la seguridad de los mismos.

Tras renovar los materiales, y adaptar ruedas, horquillas y frenos a estas nuevas bicis de ruedas grandes, ahora le toca el turno a la geometría, y las principales marcas están rediseñando la geometría de todo su catálogo.

La evolución de esta generación de bicicletas ha conseguido convertir en accesibles lugares que antes nos parecían vedados.

Las bicis de enduro han pasado de tener ángulos de dirección en torno a 66 o 66,5 º hasta los 64 o 65, habiendo incluso algunos fabricantes que han bajado de 64, una cifra próxima a la empleada en bicis de descenso. De hecho, la geometría de una bici de enduro del 2.014 tiene unas cotas muy parecidas a una bici de XC actual. Algunos fabricantes han modificado así mismo el ángulo del tubo vertical y otros han aumentado ligeramente la longitud del tubo horizontal, pues la tendencia es a llevar potencias más cortas en todas las especialidades.

Asimismo, se ha ido minimizando la longitud de vainas, aunque poco margen de maniobra les queda a los ingenieros a partir de ahora.

Consecuencias de estos cambios

La geometría es uno de los factores decisivos que se debe valorar antes de adquirir una bicicleta. Pasaremos muchas horas encima, y una mala talla, una geometría inadecuada o una mala elección del tipo de bici —según las necesidades y preferencias de cada cual—, puede acabar en disgusto.

Cuanto más corta sea la longitud de las vainas mejor subirá la bici, al contrario de lo que ocurre con el ángulo de dirección, que cuanto más lanzado sea más costará mover la bicicleta en grandes pendientes. Entonces ¿por qué las bicis de rally cada día son más lanzadas? Esa es la pregunta del millón, y hay quien dice que son tendencias del mercado y otros que estrategias de venta. Personalmente creo que hay algo más, y no es que las razones citadas con anterioridad no tengan su peso, pero se trata de ampliar el posible espectro de usuarios.

No todos los ciclistas que están pensando en cambiar su montura quieren batir el récord mundial de ascenso. Entonces, si la diferencia es mínima subiendo y bajando la mejoría es notable y, sobre todo, me permite acceder a lugares donde antes no iba porque estaban por encima de mis posibilidades, ¿merece la pena el cambio? Pues yo creo que sí, porque lo que no es capaz de hacer nuestra pericia, es capaz de lograrlo la tecnología. Así de sencillo.

 

Si deseas dar tu opinión sobre el delicado tema de la geometría, puedes hacerlo a continuación.