Buenas Búhos.

¿Os acordáis de vuestra primera bicicleta?

La primera bicicleta es un regalo inolvidable para un niñ@, más allá de ser un simple juguete el cual permite aprender a divertirse realizando una actividad física y estimula e incrementa la coordinación, el equilibrio y la agilidad. Ayuda en la adaptación a las diferentes situaciones o entornos e influye en el desarrollo intelectual del niño.

Pero… ¿qué debéis tener en cuenta antes de comprar una bicicleta de niño?

Índice de contenidos


1º Diferenciar una bici de juguete de una bici específica

Las bicicletas específicas de ciclismo ofrecen una mayor calidad en su estructura y en los componentes con los que va montada, mientras que una bicicleta de juguete, los montará de menor calidad a la vez que dificultarán al pequeño en el equilibrio y en el agarre.

Como nosotros optamos porque el niño tenga más una sensación de bicicleta y se vaya haciendo a ella, tenemos una gama de bicicletas infantiles 2021/2022 específicas.

 

2º Más no es mejor

No hace falta que el coste o las prestaciones sean muy elevadas. Una bici con muchas velocidades puede parecer una ventaja, pero para un niñ@ puede suponer una complejidad innecesaria para un uso y no le va a sacar el partido que merece.

Por otro lado, una bici con suspensión seguramente sólo aporte peso a la bici, ya que el niñ@ con su propio peso y por los propios terrenos que generalmente montan, no sacará rendimiento a esa suspensión.

3º Evaluar el crecimiento

Cada niñ@ crece a un ritmo distinto lo que nos influirá directamente con la talla a elegir. Un error habitual es pensar que se le quedará pequeña muy pronto y elegir una bicicleta «para cuando crezca». Una bicicleta de talla más grande dificulta el control y puede contribuir a que el niñ@ coja miedo en la conducción y no quiera finalmente usarla, por eso recomendamos que se escojan las bicicletas acorde a su altura.

4º ¿Qué talla elegir?

No existe algo determinado para conocer la talla exacta de la bici que corresponde a cada niñ@ (pulgadas de rueda), ya que depende de su altura, su edad y de la manejabilidad que tenga.
Lo fundamental es que el niñ@ llegue bien al suelo con ambos pies sentado en el sillín, y cuando se ponga de pie en el suelo, se tiene que respetar una separación de 2 ó 3 centímetros como mínimo entre su entrepierna y el tubo horizontal del cuadro de la bicicleta.

El manillar debería ir, en la medida de lo posible, a la altura de los hombros, ya que si lo lleva muy alto dificultará el control de la misma y le transmitirá inseguridad.

Uso del casco

Además de los consejos a la hora de escoger entre una bicicleta infantil u otra, también tratamos de comentar la importancia de llevar el casco. Es fundamental a la hora de usar la bicicleta, están en edad de crecimiento y son realmente frágiles, con lo que la seguridad es algo importante.

Además, estaríamos inculcándoselo desde pequeños y les costará menos coger ese hábito de vital importancia.


Conclusión

Hoy en día son demasiados aparatos eléctricos con pantallas las que tienen, quizás en exceso, con lo que desde Buhobike abogamos porque todos los peques de la casa tengan una bicicleta, ya que sabemos de primera mano la libertad y la felicidad que nos aportan y sabemos de los beneficios físicos que aportan.