Muchas somos las personas que nos iniciamos en el mundo de la bicicleta y con el consiguiente desconocimiento de este deporte tan interesante.

La bicicleta, como cualquier otro objeto que tengamos, requiere de unos mantenimientos básicos que son imprescindibles para alargar la vida útil de todos sus componentes así como ciertos aspectos que debemos tener en cuenta acerca de ella.

Este es un artículo pensado para aquellos que, o se inician en el ciclismo, o para algún despistado que lleva años montando en bici y nunca hizo mantenimiento.

Índice de contenidos

¿Cuál es la presión que deben llevar los neumáticos?

Os dejamos por aquí esta tabla orientativa respecto a las presiones que deberíais llevar en una mtb si montáis cubiertas con cámara.

Decimos orientativa porque también deberéis adaptaros al terreno predominante por el que circuléis y ojo también con los límites que indica el fabricante de hinchados.

Eso para neumáticos de grosor estándar; en montaña en torno a 2´2 o 2´3”.

Para una bici de carretera estos valores pueden oscilar entre 6; 7 u 8 bares, si montas neumáticos entorno a los 25 o 28 mm.

Hay que tener en cuenta que si las ruedas van muy infladas iremos rebotando. Y, al contrario, si van muy poco hinchadas, pincharemos con más facilidad. En este caso el pinchazo por lo general se debe a un pellizco en la cámara, y además corremos el riesgo de dañar la llanta. Es más, en un paso rápido por curva también podríamos correr el riesgo de destalonar la cubierta e irnos al suelo.

Unas medidas base que se pueden usar para darle aire a tu rueda de carretera es inflarla un 10% más de tu peso (todo esto medido en bares), es decir, que si pesaras 70 Kg, lo suyo sería hincharla a 7´7 bar aproximadamente. Para ruedas de 25mm podría ser algo más, y si es de 28mm podría ser algo menos.

Tened en cuenta que la rueda trasera soporta más peso que la delantera, con lo que debería de ir ligeramente más hinchada que la delantera. Una diferencia de 0´5 bares entre ellas podría estar bien.

Lo ideal es, partiendo de esas medidas, adaptarlas a vuestros gustos, terrenos por los que montéis habitualmente e imprescindible una bomba con barómetro para que veáis la presión real que estáis poniendo al neumático.

Si tu bici monta neumáticos tubeless la presión debe ser algo menor.

Los factores que influyen en la presión de los neumáticos son:

  • El tipo de neumático.
  • El uso de hagamos de nuestra bici
  • El peso del ciclista
  • Si la bici va cargada.

Por ejemplo, si la tenemos preparada para un viaje. La medida que se emplea para medir presiones no está estandarizada, y nos encontramos con dos escalas, una en bares y la otra en psi. 1 bar es aproximadamente la presión atmosférica media y pertenece al Sistema Internacional de Medidas; mientras que el psi es una medida que pertenece al sistema sajón de medidas, donde la fuerza se mide en libras y la longitud en pulgadas.

La equivalencia entre ambas medidas es la siguiente: 1 bar son 14´5 psi. Los valores que hemos dado antes son en bares, por ser la medida más empleada en España y en Europa.

¿Qué no se debe hacer jamás con los frenos de disco?

Sé que puede parecer una pregunta trampa, pero no lo es. Lo que no podemos hacer jamás con los frenos de disco es engrasarlos. Si cae grasa en un disco las pastillas se contaminan y hay que cambiarlas.

Es cierto que hay líquidos en el mercado que sirven para limpiar discos de freno, pero aunque sirven para pequeñas partículas de grasa, si le has echado un chorro de aceite no va a ser posible limpiarlos. Tocar con las manos manchadas de grasa un disco ya puede ser suficiente para que un disco no frene o haga el típico chirrido que es signo de que frena mal.

Del resto no hay que preocuparse, de vez en cuando mirar el desgaste de las pastillas, y tener en cuenta que cuando las pastillas son nuevas es recomendable no frenar a fondo durante los primeros kilómetros.

 

Cómo utilizar cada desarrollo

Vamos a diferenciar entre bicis con varios platos o con un solo plato.

En el caso de que tu bici tenga un solo plato será más sencillo. Los piñones grandes sirven para subir pendientes, los pequeños para bajar y los medianos para llanear. ¿Por qué? Para responder a esta pregunta vamos a ver qué es la desmultiplicación con un ejemplo sencillo.

Imaginemos que nuestra bici tiene un plato de 30 dientes y un cassette de 10-50. Esto quiere decir que el cassette tiene, por ejemplo, 12 piñones, donde el más pequeño tiene 10 dientes y el mayor 50 dientes. Cuando vamos en el piñón grande, el desarrollo que llevamos es 30/50. ¿Qué quiere decir esto? Que por cada 5 vueltas que demos a las bielas las ruedas darán 3 vueltas. Esto implica ir muy lentos, pero como aproximadamente siempre hacemos la misma fuerza sobre los pedales, esa fuerza nos hará subir muy despacio por pendientes importantes. Por el contrario, cuando llevamos el piñón pequeño, el desarrollo que llevamos es de 30/10, y por cada vuelta que demos a las bielas las ruedas darán tres vueltas. Con este desarrollo iremos muy rápido. Por eso, esta clase de desarrollos se emplean en bajadas o en llano por ciclistas que tengan mucha fuerza.

foto-bielas-monoplato-oc-orbea

Sistema mono-plato en bicicleta de montaña

En el caso de que tengamos varios platos, la explicación evidentemente es la misma, y por este motivo los platos grandes son para bajar y los pequeños para subir. Imaginemos dos platos uno de 20 y otro de 40 dientes y el mismo desarrollo del cassette, 10-50.

Con el plato pequeño y el piñón grande —desarrollo 20/40— por cada 2 vueltas que demos a las bielas las ruedas girarán 5 veces. Eso quiere decir que todavía subiremos con mayor facilidad pendientes considerables que en el caso de un solo plato de 30 dientes. Y lo mismo ocurre con el plato grande, que todavía iremos más rápido con el de 40 dientes que con el de 30 dientes.

foto-bielas-tres-platos-conor

Sistema de varios platos en bicicleta de montaña

¿Cada cuánto tiempo debo engrasar la bici?

Está claro que dependerá del uso que se le dé. Pero, por regla general, cada dos salidas en bici debemos engrasar la cadena; pero ¡ojo! todavía hay algo más importante que engrasar una cadena y es limpiarla. Si se engrasa y no se limpia es aún peor, porque la suciedad, acumulada junto con la grasa, forma una mezcolanza asquerosa que hará que nos cueste más dar pedales.

Para limpiar una cadena basta con un trapo sucio, un resto de camiseta o calcetines ya rotos que vayamos a tirar.

Comprobaciones varias

Otra serie de comprobaciones rutinarias que debemos tener en cuenta son las siguientes:

Hay que mirar de vez en cuando el apriete de los tornillos de la potencia, de la abrazadera de la tija, del sillín, de las manetas, etc. Por lo general tienen un par de apriete. Hay piezas en las que viene. Si no fuera el caso, basta el sentido común. Deben estar lo suficientemente duras para que no se muevan, pero los que estéis muy cachas tened cuidado no vayáis a pasar alguna rosca. El que tenga dinamométrica puede poner entre 4 y 5 Newton por metro. La mayoría de las veces, ese es el apriete de todas esas piezas.

Unos puntos muy importantes que debemos vigilar de apriete de tornillería con mayor asiduidad son:

  • En las bicicletas de doble suspensión: los puntos de giro, (zona de bieleta, la unión del triángulo con basculante…)
  • En cualquier bicicleta: los tornillos de apriete de la biela con el eje de pedalier y el tornillo del eje de la rueda.

También hay que tener en cuenta que hay materiales, como los cables del cambio, que con el uso se alargan. Por eso, cuando la bici es nueva o se han cambiado recientemente, al cabo de unos días hay que volver a ajustarlos. Esto es así por la elasticidad de los propios cables. Sí, aunque parezca mentira, los cables nuevos se alargan ligeramente, lo justo para que no vaya fino un cambio.

Y si tenéis cualquier duda sobre el estado de vuestra bici, os recordamos que en Buhobike contamos con un equipo de diez mecánicos que os ayudará a valorar la necesidad o no de sustituir las piezas que fueran necesarias.

Esperemos que estos consejos básicos sirvan a los que se inician en el apasionante mundo del ciclismo.

 

Ahora contadnos… ¿cuál es el último maquinón que habéis adquirido?.