CUBIERTAS GRAVEL

13 Resultados

En nuestra categoría de neumáticos para bicicletas de gravel encontrarás una amplia variedad de opciones, seas el ciclista que seas. Marcas como Maxxis, Vittoria o Continental entre otros, ofrecen neumáticos de alta calidad diseñados para ofrecer el máximo agarre sin importar que la rueda que tengas sea de 700 o de 650B. Tanto si te gusta rodar por asfalto como si te gusta lanzarte a la aventura, encontrarás todo tipo de neumáticos.

Echa un vistazo a nuestra gran variedad de modelos y empieza tu próxima ruta con confianza.

Más información

Filtros activos

Comprar cubiertas y neumáticos para bicicleta de gravel en Buhobike

Investiga nuestro catálogo de cubiertas de gravel para bicicletas, diseñadas para brindarte un rendimiento excepcional en terrenos mixtos y aventuras off-road. Con compuestos de alta calidad y dibujo de banda de rodadura especializado, nuestras cubiertas ofrecen tracción y durabilidad insuperables. Disponibles en diferentes anchos y marcas reconocidas, puedes adaptar tus neumáticos a tus preferencias y condiciones de conducción. Con tecnologías avanzadas como refuerzos antipinchazos, nuestras cubiertas te brindan confianza y control en cada pedalada. Cuentan con la garantía de marcas reconocidas como Maxxis, Vittoria o Continental.

Te ofrecemos un trato totalmente personalizado de ciclista a ciclista donde podrás contactar con un profesional para resolver cualquier tipo de duda que necesites de una forma fácil y sencilla a través de los diferentes canales de comunicación de los que disponemos. Desde nuestro teléfono de atención al cliente donde podrás llamarnos o enviarnos un Whatsapp (sí, puedes enviarnos un whatsapp al fijo) y responderemos tus llamadas de lunes a viernes de 10:00 a 20:00 ininterrumpidamente, hasta nuestras redes sociales, Instagram, Facebook o TikTok.

¡Consúltanos cualquier duda que necesites y déjate asesorar por un experto!

¿Qué tipo de neumáticos usan las bicicletas de gravel?

Las cubiertas de gravel son cubiertas más reforzadas y gruesas que las que montan las bicis de carretera. Además, tienen un dibujo que varía entre la parte central y la exterior. Por regla general, la parte central es casi lisa, para permitir rodar mejor en carretera y pistas, y la parte exterior tiene un diminuto taqueado para que agarre mejor en las curvas cuando se circula por caminos de tierra. Hay neumáticos más agresivos, indicados para terrenos arenosos o rocosos, que tienen tacos en toda la superficie del neumático. Como es lógico, estos neumáticos tienen mejor agarre pero ruedan peor.
La elección de una u otra banda de rodadura ?lo que viene a ser la parte central?, dependerá del terreno por donde vayamos. En cuanto al tipo de construcción, hay neumáticos tubeless y no tubeless. Es muy importante acertar con la cubierta de gravel que elijas, pues en gran medida determinará el carácter de tu bici.

¿Qué diferencia hay entre una cubierta de gravel y de carretera?

Los neumáticos de gravel son más reforzadas y gruesos que los de carretera. Además, mientras las cubiertas de carretera suelen ser lisas o tienen pequeñas hendiduras que ayudan a disipar el agua, las cubiertas de gravel tienen una banda central más o menos lisa, y tacos en los laterales.
En función de las necesidades de cada usuario podrá elegir entre neumáticos más agresivos con tacos de diferente tamaño y grosor en toda la superficie del neumático, o neumáticos con la banda central lisa y pequeños tacos laterales. Evidentemente, los primeros son para un uso más agresivo, ideales para circular por zonas rocosas o arenosas; agarran más pero ruedan peor. En función de por dónde vayamos habitualmente elegiremos el tipo de cubierta.
Hay neumáticos tubeless y no tubeless, como en carretera, pero mientras los anchos en carretera varían entre 23 y 32 mm, en gravel oscilan entre los 32 y los 50 mm. Una última diferencia es que los neumáticos de carretera solo se fabrican en una medida: 700 o 622 mm según la norma internacional ETRTO, y los de gravel puedes encontrarlos en dos medidas, en 700 y en 650B, que equivale a las ruedas de montaña de 27,5?. Es muy importante acertar con la cubierta de gravel que elijas, pues en gran medida determinará las capacidades de tu bicicleta de gravel.

¿Qué tipos de cubiertas de gravel existen?

En función del tipo de construcción, los neumáticos de gravel se pueden dividir en tubeless y no tubeless. Casi todas las cubiertas tubeless tienen un dibujo que varía entre la parte central y la exterior. Y en cuanto al uso que vayamos a darles, se pueden clasificar en más rodadores o más indicados para un uso agresivo.

  • En los neumáticos más rodadores, la parte central es casi lisa, para permitir circular rápido por carreteras y pistas, y la parte exterior tiene un diminuto taqueado para que agarre mejor en las curvas cuando se circula por caminos de tierra. 
  • Los neumáticos más agresivos, indicados para terrenos arenosos o rocosos, suelen tener tacos en toda la superficie del neumático. Como es lógico, estos neumáticos tienen mejor agarre pero ruedan peor. 

La elección de una u otra banda de rodadura ?lo que viene a ser la parte central?, dependerá del terreno por donde vayamos y las condiciones en que rodemos ya que no es lo mismo en seco que con lluvia o incluso barro.

¿Cuánto dura una cubierta de gravel?

La abrasión media de un neumático varía mucho dependiendo de por dónde se circule. Es mucho mayor la abrasión cuando rodamos por asfalto que cuando lo hacemos por tierra. Si tienes una cubierta de tacos y circulas a menudo por asfalto, te comerás los tacos enseguida. Si, además, montas por carriles bici ?cuyo pavimento, por lo general es mucho más abrasivo? todavía te durará menos. Por eso no se puede decir cuánto dura exactamente un neumático de gravel, porque su duración depende sobremanera de por dónde se circule, amén de otros factores como la dureza del compuesto empleado en la construcción del neumático, la cantidad de tacos centrales que tenga o la presión a la que ruedes. 

En torno a los 3.000 kilómetros es necesario revisar las cubiertas, y si vemos que los tacos están muy desgastados, pinchamos con mucha frecuencia, están deformadas, o la banda de rodadura está muy desgastada, entonces habrá que cambiarlas. En cualquier caso, antes de 3.000 kilómetros no deberíamos sustituirlas, y si circulas preferentemente por pistas de tierra compacta, y tu conducción no es agresiva, entonces lo normal es que puedas alargar su uso 1.000 o 2.000 kilómetros. También hay que tener en cuenta que se gasta más el neumático trasero que el delantero, siendo más que probable que tengas que cambiarlo antes.